,

¿Quién quiere ser empresario?

En una situación de crisis europea, los políticos dicen que favorecen la actividad emprendedora y alientan a los jóvenes a crear sociedades para que en el futuro sean capaces de generar puestos de trabajo. Lo que no se dice es que la ley sin embargo desincentiva el riesgo al exigirse multitud de comportamientos incluso al pequeño empresario que empieza.

Una sola lectura de los apartados que la Ley de Sociedades de Capital dedica a la responsabilidad y obligaciones legales de los administradores, junto a algunos artículos del Código Penal vigente, provoca que cualquier emprendedor con ganas se lo piense dos veces.

Leer más